9 enero 2010

Vivirlo para contarlo

Posted in Periodismo deportivo tagged , , , , , , a 9:53 por Pilar Muñoz

Periodismo deportivoEl deporte es algo que, prácticamente a todo el mundo le entretiene y le gusta y si no es así, pues al menos, se han interesado por algún que otro partido de fútbol o baloncesto, seguramente, de la Selección Española. No importa que con diez años te gustara jugar en el colegio al fútbol o te sentaras en las escalerillas mientras otros jugaban, cuando un buen día se despierta en ti el interés por algún deporte con el que disfrutas y, además, se una al cosquilleo en el estómago por el mundo periodístico, se puede decir que tú destino profesional está escrito.
La experiencia de muchos periodistas que trabajan en esta rama nos dice que, a lo largo de nuestra vida profesional, como periodistas deportivos, nos vamos a encontrar un camino lleno de baches en el que cambiar de medio y probar hasta que lleguemos al definitivo va a ser el pan de cada día.
Cada medio trata la información de manera diferente y  trabaja sobre unas bases que pueden resultar ser opuestas o discrepar de las del resto. En periodismo muy pocos son los medios generalistas o especializados que no den prioridad a algún deporte y a determinados clubes frente a otros. De esta manera, surge el entramado y la relación entre deportista, club, representante, etc. y periodista. A menudo, los clubes utilizan a los periodistas para filtrar información con la que aumentar el coste de los fichajes, facilitándolos o dificultándolos, sobre todo en el caso del fútbol. Ese es el partido en el que juegan los periodistas y los clubes. En el que ambos ganan y pierden según las circunstancias. El periodista también se beneficia de las filtraciones, ya que le da cierto cahcé dentro del medio en el que trabaja y esto hace que, posiblemente, lo tengan en cuenta para un futuro.
Lo mejor y lo peor del periodismo es algo que cada uno debe evaluar desde la propia experiencia. La relación con los deportistas juega un papel importante y cada uno debe saber diferenciar cuando la conversación con un deportista es en calidad de amigo y cuando en calidad de periodista. Lo que sí es importante es tener una buena relación con los compañeros de trabajo, aunque sin olvidar que, a veces, es una amistad falseada por la irrupción del interés para conseguir una información o elaborarla y tratarla antes de que el compañero lo haga y así poder escalar peldaños dentro de la empresa. Y es que uno de los inconvenientes de esta profesión es que, generalmente, el salario no está en consonancia con las horas de trabajo que realiza el profesional de la información, que trabaja incluso domingos y festivos. Y a  consecuencia de ello, la vida social y personal puede verse afectada.
Trabajar como periodista deportivo es un gran reto, en el que hay que saber jugar en equipo y desmarcarse cuando sea necesario, siempre en beneficio del marcador general. Siempre en beneficio de un periodismo de calidad, fundamentado y riguroso.